El Blog

Calendario

<<   Enero 2011    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

CONGRESO TRINACIONAL DE HISTORIA (Bolivia, Chile y Perú)

Por Ruben Pachari - 17 de Noviembre, 2006, 21:27, Categoría: congresos

CONGRESO TRINACIONAL DE HISTORIA

(Bolivia, Chile y Perú)

JORNADAS NACIONALES

SOBRE ENSEÑANZA DE LA HISTORIA

“La enseñanza de la historia en los sistemas educativos de Bolivia, Chile y Perú respecto

a la Guerra del Pacifico; 1879”

COLOQUIO PRINCIPAL

INTRODUCCIÓN:

La realización del Congreso Trinacional de Historia (Bolivia, Perú y Chile) y las Jornadas

Nacionales sobre Enseñanza de la Historia es un paso más para consolidar un espacio de

intercambio, debate y análisis de carácter académico entre investigadores, docentes

universitarios, estudiantes y profesores de historia.

La ciudad de Cochabamba, da acogida a este importante evento académico organizado y

convocado por el Centro de Estudios Transdisciplinarios Bolivia en coordinación con el

Museo Arqueológico de la Universidad Mayor de San Simón, la Escuela Profesional de

Historia de la Universidad Nacional San Agustín (Perú) y El Instituto de Estudios

Internacionales de la Universidad Arturo Prat(Chile).

Para el Comité Organizador es un alto privilegio convocar oficialmente a estudiantes,

docentes universitarios, profesores y profesionales afines a la historia al Congreso

Trinacional de Historia y a las Jornadas Nacionales Sobre Enseñanza de la Historia.

OBJETIVOS

1. Fortalecer la consolidación de un espacio de intercambio, difusión y debate de

investigaciones de historia de Bolivia, Chile y Perú.

2. Desarrollar vínculos y convenios entre profesionales de Bolivia, Chile y Perú, para

fortalecer el estudio de la historia.

3. Aperturar redes de intercambio y cooperación académica de carácter individual o

institucional para favorecer el estudio de la historia.

4. Impulsar la creación de la Sociedad Boliviana de Historia de la Educación.

EJES TEMATICOS:

Los trabajos deben estar enmarcados dentro de los siguientes ejes temáticos, cada eje

temático esta a cargo de un responsable quien estará a cargo de la recepción, selección y

aprobación de las ponencias, el mismo será el moderador de la mesa de trabajo durante

el desarrollo del congreso:

Archivistica y Fuentes de documentación

fuentesdedocumentacion@gmail.com

Historia Colonial

historiacolonial@gmail.com

Historia Republicana

historiarepublicana@gmail.com

Historia Contemporánea

historiacontemporanea7@gmail.com

Historia intelectual e historiografía

historiaintelectual@gmail.com

Historia Locales y Regionales

historialocal@gmail.com

Historia de la Revoluciones y Movimientos Sociales

historiadelasrevoluciones@gmail.com

Historia y Genero

historiaygenero@gmail.com

Historia de la educación y enseñanza de la historia

historiadelaeducacion2006@gmail.com

Historia de la Practicas educativas

practicaseducativas2006@gmail.com

Análisis histórico de las políticas educativas, siglos XIX, XX y XXI

historiapoliticaseducativas@gmail.com

Historia de las Relaciones Internacionales

historiadelasrelaciones@gmail.com

MODALIDADES CIENTÍFICAS

Para la realización del evento se realizaran las siguientes actividades científicas:

Coloquio Principal. Destacados historiadores de Bolivia, Chile y Perú,

intercambiaran criterios e investigaciones sobre el tema del Coloquio principal.

Conferencias Magistrales por Invitación. Distinguidos investigadores y

profesionales de historia serán invitados por el Comité Científico, a disertar sobre

temas de gran importancia y relevancia en nuestro medio. Las conferencias

tendrán una duración de 45 minutos.

Simposios por ejes temáticos. Bajo la coordinación de un experto en el área,

importantes historiadores serán invitados y estarán encargados de una exposición

relacionada con la temática del área. La duración será de 120 minutos, 80 de

exposición y 40 de debate.

Mesas de trabajo: Todos los profesionales que presenten trabajos de

investigación, tendrán 30 minutos de exposición y 15 de preguntas.

Presentación de Libros. Se realizará la presentación de materiales originales de

editoriales nacionales como extranjera, los mismos serán expuestos en espacios

asignados por lapso de una hora incluida la discusión.

COMITÉ ORGANIZADOR

Comité de Honor (Por confirmar):

  Cap. Manfred Reyes Villa

Prefecto del Departamento de Cochabamba

  Ing. Franz Vargas Loayza

Rector de la Universidad Mayor de San Simón

  Lic. David Pereira

Presidente Ejecutivo del Congreso Trinacional de Historia

  Dr. Sergio Gonzáles Miranda

Director del Instituto de Estudios Internacionales – Universidad Arturo Prat

  Lic. Rubén Darío Pachari Romero

Director Escuela Profesional de Historia - Universidad Nacional San Agustín

Presidente Ejecutivo

  Lic. David Pereira

Director del Museo Arqueológico

Universidad Mayor de San Simón

Coordinador General

  Lic. Juan Pablo Huarachi Zambrana

Centro de Estudios Transdiscplinarios Bolivia

DIRIGIDO A:

  Estudiantes de historia

  Estudiantes de las normales con especialidad en Ciencias Sociales

  Investigadores

  Docentes Universitarios

  Profesores de Historia del sistema educativo boliviano

  Profesionales afines a la historia

  Personas interesadas

Conferencistas magistrales (por confirmar):

Mariano Baptista Gumucio

Néstor Taboada Terán

Xavier Albo

Juan Albarracin Millán

Alcides Parejas Moreno

Rubén Pachari Romero

Waldemar Espinoza Soriano

Carlos de Mesa Gisbert

Ximena Medinaceli

Paula Peña Asbun

Ana Maria Lema

Carlos Mamani Condori

Marcela Inch Calvimonte

Joaquin Aguirre Lavayen

Edgar Valda Martinez

Jorge Siles Salinas

Jorge Gumucio Granier

Fernando Cajias de la Vega

Luís Enrique López

Juan Claudio Lechin

Ricardo Calla

Roberto Choque Canqui

Maria Eugenia Choque

Julio Garrett Aillón

Gustavo Rodríguez Ostria

José Luís Roca

Rodolfo Becerra de la Roca

Ernesto Yepez del Castillo

Leonardo Jeffs Castro

Sergio Gonzáles Miranda

CONVOCATORIA A LA PRESENTACION DE TRABAJOS PARA EL CONGRESO

TRINACIONAL DE HISTORIA Y LAS JORNADAS NACIONALES SOBRE

ENSEÑANZA DE LA HISTORIA

El Centro de Estudios Transdisciplinarios Bolivia, en coordinación con el Museo

Arqueológico de la Universidad Mayor de San Simón (Bolivia), la Escuela Profesional de

Historia de la Universidad Nacional San Agustín (Perú) y el Instituto de Estudios

Internacionales de la Universidad Arturo Prat (Chile), convocan a la presentación de

trabajos para el Congreso Trinacional de Historia y a las Jornadas Nacionales Sobre

Enseñanza de la Historia.

Todo trabajo debe presentarse según las siguientes bases:

A) DE LOS PARTICIPANTES:

1. Podrán participar en calidad de expositores, todos los profesionales,

investigadores, profesores, docentes de historia y carreras afines a la historia a

nivel nacional e internacional que así lo deseen.

2. Podrán participar los estudiantes de Pre-grado o que se encuentren en calidad de

egresados de las carreras de historia y carreras afines a la historia a nivel nacional

e internacional.

B) DE LA MODALIDAD:

Podrán presentar trabajos científicos dentro de la modalidad de:

1. Para profesionales:

Mesas de trabajo: Todos los profesionales que presenten trabajos de

investigación, tendrán 30 minutos de exposición y 15 de preguntas.

Presentación de Libros. Se realizará la presentación de materiales originales de

las diferentes áreas de las ciencias históricas, los mismos serán expuestos en

espacios asignados por lapso de una hora incluida la discusión.

2. Para estudiantes:

Mesas de Trabajo. En función de la presentación de trabajos se conformarán

grupos temáticos afines a los ejes temáticos convocados. La duración es de dos

horas incluyendo preguntas.

C) DE LOS EJES TEMATICOS.

Los trabajos deben estar enmarcados dentro de los siguientes ejes temáticos, cada eje

temático esta a cargo de un responsable quien estará a cargo de la recepción, selección y

aprobación de las ponencias, el mismo será el moderador de la mesa de trabajo durante

el desarrollo del congreso:

Archivistica y Fuentes de documentación

fuentesdedocumentacion@gmail.com

Historia Colonial

historiacolonial@gmail.com

Historia Republicana

historiarepublicana@gmail.com

Historia Contemporánea

historiacontemporanea7@gmail.com

Historia intelectual e historiografía

historiaintelectual@gmail.com

Historia Locales y Regionales

historialocal@gmail.com

Historia de la Revoluciones y Movimientos Sociales

historiadelasrevoluciones@gmail.com

Historia y Genero

historiaygenero@gmail.com

Historia de la educación y enseñanza de la historia

historiadelaeducacion2006@gmail.com

Historia de la Practicas educativas

practicaseducativas2006@gmail.com

Análisis histórico de las políticas educativas, siglos XIX, XX y XXI

historiapoliticaseducativas@gmail.com

Historia de las Relaciones Internacionales

historiadelasrelaciones@gmail.com

D) DE LA ENTREGA Y FECHA DE RECEPCION

1. Los trabajos de investigación serán recepcionados para su evaluación y

respectiva aprobación hasta el 19 de noviembre de 2006 a los correos de los ejes

temáticos señalados, las cuales deberán de estar en sistema Word o Pdf, en letra

12 Times New Roman, en espacio 1.5, con un máximo de 15 hojas y un mínimo de

5 hojas.

2. En el trabajo deberá de estar una carátula indicando los siguientes datos:

Nombres y apellidos

Titulo del trabajo

Correo electrónico y teléfonos

Institución a la cual representa

País de procedencia

Nivel de formación

3. Todas las referencias bibliográficas se insertarán en el texto (nunca a pie de

página) e irán en minúsculas (salvo la primera letra). Todas y cada una de las

referencias aparecerán alfabéticamente ordenadas en el epígrafe de “Referencias

Bibliográficas”.

El formato de “Referencias Bibliográficas” será de la siguiente forma.

Autor (apellido –solo la primera letra en mayúscula-, coma, inicial de nombre y

punto; en caso de varios autores, se separaran con coma y antes del último con

una “v”). año (entre paréntesis) y punto. Título completo (letra cursiva y en negrilla)

y punto; ciudad y dos puntos, editorial.

Apellido, I., Apellido. Y Apellido. (2005). Título del Libro. Ciudad: Editorial.

Por ejemplo:

Gutiérrez P. (2005). La Historia de los Incas. Lima. Los Tiempos.

4. El mismo que previa aprobación se adjuntará a las memorias

del congreso.

5. Se aceptaran trabajos realizados individualmente o por grupo, con un máximo de 2

personas.

E) DE LA REVISION Y APROBACION

1. La revisión y aprobación de los trabajos estará a cargo del Comité Científico.

2. Una vez aprobado el trabajo de investigación se enviará una carta de confirmación

por el comité organizador, indicando la hora y el lugar de exposición.

F) DE LOS BENEFICIOS

1. Los expositores que tengan aprobado su trabajo recibirán un certificado como

expositores del CONGRESO TRINACIONAL DE HISTORIA Y LAS JORANADAS

NACIONALES SOBRE ENSEÑANZA DE LA HISTORIA.

2. Además tendrán un descuento del 50% en las matricula al CONGRESO

TRINACIONAL DE HISTORIA Y LAS JORANADAS NACIONALES SOBRE

ENSEÑANZA DE LA HISTORIA.

Para mayor información consultar la página web: www.congresodehistoria.com

AREQUIPA Y LA CONFEDERACION PERUANA – BOLIVIANA

Por Rubén Pachari Romero - 17 de Noviembre, 2006, 21:21, Categoría: General


Concluida la guerra de la independencia en América del Sur se presentó la disyuntiva de unión o segmentación, Simón Bolívar primero con su proyecto integracionista, macrocontinental y luego Andrés de Santa Cruz y su confederación peruana-boliviana representaron los dos principales proyectos a favor de la unión.

En el caso de Santa Cruz, el proyecto de una unión entre el Perú y Bolivia resultaba más viable que en el caso de Bolívar y su proyecto, siendo, al contrario, Bolívar en gran medida responsable del nacimiento de Bolivia y la perdida de Guayaquil por el Perú.

Razones de orden político, sociales, económicas, y quizá, hasta religiosas impidieron que el gran proyecto boliviariano prosperara, caso diferente al norte, donde las trece colonias inglesas se convirtieron en un solo Estado.

Para entender como un proyecto de confederación fue asumido y defendido por peruanos y bolivianos, hay que invocar, como lo hizo el gran historiador tacneño, Jorge Basadre, razones permanentes, personales y coyunturales, es decir, habian fuertes argumentos de larga duración que favorecían y hacían viable una confederación entre estas dos nacientes repúblicas. De un lado las razones geograficas, la naturaleza del territorio, la meseta del Collao, los Andes, el Lago Titicaca, el desierto de Atacama, entre otros elementos hicieron que en este territorio se desarrollaran culturas de origen, desarrollo y decadencia similares o iguales, tener una población emparentada, en fin, una historia que se confunde en el tiempo y en el espacio. Estas razones de naturaleza permanente, sustentaron la confederación, como sueño y como realidad.

Arequipa, fue una de las ciudades comprometidas en este proyecto, no solo por estar geográficamente involucrada y a la vanguardia, sino también porque aquí se desarrolloraron varios hechos importantes en favor de su origen y de su derrumbe.

Para saber como este proyecto tuvo su aplicación real, hay que entender la figura juvenil de Felipe Santiago Salaverry, quien se convierte en el último gran enemigo de la confederación, siendo protagonista de una guerra contra Santa Cruz y desarrollada en nuestra ciudad.

Salaverry llamó a esta guerra contra la confederación la “segunda guerra de la independencia” y no dudó en prometer,  en feroces decretos de guerra, declarar beneméritos de la patria a cuantos mataran a un boliviano y, además, exceptuarlos del pago de 5 años de contribución al Estado.

Su ejercito, formidable y controlando no solo arequipa, sino la costa tuvo apoyo más del norte que del propio sur, entre los que se cuentan a políticos e intelectuales de Lima fundamentalmente. Así Felipe Pardo y Aliaga, por ejemplo, apoyaron a Salaverry y lucharon desde sus actividades en contra de la confederación. Está guerra se desarrolló, primero en Cobija, luego en Ica y el Centro del Perú y finalmente, en Arequipa, donde Salaverry libró batallas finales de su gobierno y de enemigo de Santa Cruz, hasta conseguir la propia muerte en el paredón.

Uchumayo, lugar de una de las batallas, no sólo es muerte, derrota o victoria, sino también tradición musical que perdura hasta la fecha. La Salaverrina o Ataque de Uchumayo, es una marcha con clarines y tambores, con hermosa música, de marciales acordes y de autor desconocido que tuvo su origen en este tiempo. Otra marcha, posterior y complemento de la Salaverrina es la Marcha Morán, popular y un homenaje tardío que parece completar y responder al Ataque de Uchumayo.

La segunda batalla es en Socabaya, el 7 de febrero de 1836, es la definitiva y marca la derrota y posterior fusilamiento de Salaverry. Para Santa Cruz, resulta la victoria y la erección de la Confederación peruana-boliviana.

Primero, era necesario la conformación de tres estados, luego un Pacto y un gobierno general. Así se formaron los estados Sudperuano, Norperuano y  Boliviano, cada uno con sus símbolos, monedas, gobiernos, congresos, presidentes, territorios, pero con un Pacto de Confederación, este pacto de llevó a cabo en la ciudad de Tacna y quedó de esta manera el 1 de mayo de 1837, erigido la Confederación peruana-boliviana.

Este nuevo Estado no fue aplaudido del todo ni en Bolivia y el sur peruano afectos a este proyecto, hubo descontento y rechazo, en los países involucrados y en otros que se sentían afectados en su futuro y desarrollo.

Argentina y Chile mostraron inmediatamente su oposición y declararon guerra a la confederación. Chile es quien tomó con mayor énfasis esta guerra, recordemos que no tenemos frontera con este país, y organizó dos campañas militares hacia el Perú que llamaron de “restauración”, Diego Portales enfatizaba en que no se podía “tolerar”, hacerlo significaba un “suicidio”, eran, Perú y Bolivia, decía, “unidos…siempre mas que Chile”.

Ayudados por algunos peruanos, se organizó la primera campaña que termino en Arequipa con victoria para Santa Cruz, pero con derrota para la confederación, ingenuamente se creyó en la palabra de Manuel Blanco Encalada empeñado en el Tratado de Paucarpata, irse para no volver mas, paz perpetua, devolver los barcos peruanos apresados, palabras hechadas al viento para organizar una segunda campaña, más fuerte y ya no a Arequipa, ahora a Huaraz donde se termina la confederación en 1839.

Arequipa, protagonista en la confederación, no por casualidad sino por la remota relación comercial, familiar, cultural, con la Macro Región Sur, es y debe ser lider en la defensa de una autentica regionalización, hacer uso de la historia es la posibilidad de no caer solo en coyunturas o intereses políticos, sino, por el contrario, ver el futuro sin apasionamientos ni banderias.


La religiosidad a la virgen Candelaria en Arequipa

Por Alejandro Málaga Nuñez-Zeballos - 17 de Noviembre, 2006, 21:16, Categoría: General


La imagen de la virgen María se encuentra ligada a América desde antes de
que se produjera su descubrimiento. Cristóbal Colón antes de zarpar, ordenó
que se bautizara su nave como Santa María y que se confeccionen estandartes
con imágenes de Jesús y María como símbolos protectores de la travesía.
Los conquistadores del Tahuantinsuyo llevaron consigo imágenes y estampas de
sus devociones preferidas, poco tiempo después, empezaron a circular
testimonios y versiones de civiles, soldados y religiosos, que coincidían en
que a cada instante que corrieron peligro sus vidas, fue invocada la virgen y
ella acudió a socorrerlos de las adversidades. Francisco Pizarro rezaba las
horas de la virgen y Almagro mandaba a confeccionar estandartes con la efigie
de María para seguridad propia y de sus tropas. Esa protección también la
requirieron las nuevas villas y ciudades, por ello fueron bautizadas bajo una
advocación, santa o santo,  sin embargo esa devoción no necesariamente a la
fecha es la que mayor feligresía reúne, en el caso de Arequipa la virgen de
Chapi es la que mayor número de fieles congrega.


La Mamita de Chapi

 El santuario está localizado en el pequeño valle llamado Chapi o Chaypi, a
setenta y seis kilómetros de la ciudad, ubicándose entre los límites entre
Arequipa y Moquegua. En esa zona, los conquistadores crearon un corregimiento
integrado por cinco repartimientos: Ubinas, Carumas, Puquina, Cochuna y Pocsi,
sobre la base del antiguo curacazgo de Pocsi o Pocosi que comprendía
diferentes ayllus ubicados en las zonas de Mollehuaca, Piaca, Polohuaya,
Usuña, Mutu y Totorani, así como Quequeña, Yarabamba o Yarabaha, Sogay o
Sucay y Chapi o Chaypi. El pueblo principal fue la doctrina de san Francisco
de Pocsi.

 La actual versión del origen de esta devoción, cuenta que en la época
colonial unos arrieros transitaban por la zona probablemente en dirección a
Charcas, olvidaron una caja de su cargamento que al poco tiempo fue encontrada
por un puñado de lugareños, los cuales al ver la imagen, entendieron que se
hallaba allí, para ser venerada . Una segunda, fue recogida a fines de la
primera mitad del siglo XX, señala que un enfermo incurable va al lugar donde
hay un extraño manantial que siempre está lleno y nunca rebalsa, bebe el
agua y moja todo su cuerpo, al salir siente que está curado y vuelve a su
casa. Esa noche, mientras dormía soñó con una mujer que le dijo ser la
autora de su curación y que por allí está esperando a que él la encuentre.
Al día siguiente, el hombre encontró envuelta en unos trapos la dicha
imagen, maravillado con el suceso difunde la noticia y así se origina el
culto y los peregrinajes el primero de mayo.  Los últimos resultados
arqueológicos de la zona, dados a conocer por un equipo de investigadores a
cargo del arqueólogo alemán Jósef Szykulski  para el Proyecto Churajón de
la Universidad Católica Santa María, demuestran que la zona fue ocupada
desde la época precerámica y la presencia humana se hizo cada vez más
numerosa con el pasar de los siglos; los puquinas en su mayoría, llegaron a
edificar numerosos andenes, canales, poblados y hasta un sitio ceremonial,
llamado por Monseñor Leonidas Bernedo M., el Templo del Sol . Para el siglo
XVI, los españoles movilizaron a la mayoría de indios a las mitas, quedando
muy pocos que continuaron secretamente con sus ceremonias ancestrales, para lo
cual, los primeros doctrineros jesuitas,  transformaron ese espacio sagrado,
en una iglesia a la cual por marcada influencia de las imágenes de Characato
y Copacabana, introdujeron una similar para que sea más fácil la
conversión.
 Cuando explotó y erupcionó el volcán Huaynaputina, en febrero de 1600,
cubrió de ceniza la pequeña iglesia y alrededores, quedando inhabitables; a
partir de entonces, la imagen inició un periplo por la zona hasta quedarse
definitivamente en Chapi. A mediados del siglo XVII, un manuscrito indica que
"se bendicen a españoles y otras personas y en particular en un vallecito de
los de otro departamento de Pocsi tienen llamado Chapi". El grueso de la
población de esa zona, se ubicaba en los pueblos tradicionales de indios de
Polobaya y Pocsi, estando la pequeña y árida quebrada de Chapi, escasamente
poblada y cultivada, por lo que se pensó que sería más conveniente
trasladar la imagen a uno de los pueblos mencionados, sin embargo, al momento
de trasladarla pesaba mucho y no podían moverla, así, manifestó su voluntad
de quedarse ahí. Hacia 1798, se quiso trasladar la imagen por una reiterada
queja del curaca Felipe Adrián al párroco de Pocsi Juan de Dios José
Tamayo, indicándole que las numerosas peregrinaciones se convertían en
"borracheras dando bochornosos espectáculos, deterioraban los pocos cultivos
de la zona porque eran tan numerosos los animales de tiro que consumían
rápidamente todo el forraje”, intentaron trasladarla y por segunda vez pesó
demasiado. 
 La capilla en 1785, fue confiada a los padres franciscanos por real cédula,
ya que los jesuitas habían sido expulsados años antes. Desde 1884, los
devotos de la zona, empezaron a trabajar en la ampliación y embellecimiento
de la primitiva ermita y diez años más tarde, Manuel Arrieta y otros devotos
apoyaron económicamente las obras y terminaron el templo; lamentablemente, el
3 de mayo de 1921, se incendió quedando solamente la imagen. Poco tiempo
después, la colectividad arequipeña con sus donativos propició la
construcción del actual santuario que fue finalizado a mediados del presente
siglo.
 El 20 de octubre de 1952, el Arzobispo Monseñor José Leonardo Rodríguez
Ballón, elevó el Santuario de Chapi a la categoría de capellanía,
nombrando al canónigo José Francisco Peña, para que desempeñe todas las
facultades allí, según Decreto Arzobispal del 20 de octubre de ese año. En
1985 el Estado donó 267.813 metros cuadrados por Ley 24023 del 11 de
diciembre, adjudicando la venta al Arzobispado de Arequipa. El 21 de abril de
1986, fue declarado Santuario Arquidiocesano; en 1992, el Arzobispo Monseñor
Fernando Vargas Ruiz de Somocurcio S. J. pasó la capellanía del santuario a
los Padres del Instituto del Verbo Encarnado.

 No existe registro de los milagros sucedidos, salvo algunos que por tradición
oral han llegado a nosotros. A fines del siglo XIX, catorce peones cortaban
sillares para la construcción de la iglesia y la carencia de agua en aquel
estéril suelo hacia más pesada su labor; siendo ya de noche, uno de los
obreros acudió al santuario y con mucha fe le pidió y le rogó a la Virgen
remediase la necesidad que penosamente padecían. Al día siguiente,
descubrieron como a unos  veinte metros de la cantera un poco de humedad,
escarbaron unos cuantos centímetros y empezó a brotar un grueso chorro de
abundante agua cristalina. No pararon aquí los favores de la Virgen, pues uno
de los obreros que padecía de la vista, se lavó los ojos con el agua del
manantial y luego se sintió curado de su dolencia. Hacia 1956, tres obreros
entre los cuales estaba Marcelino Barreda - cuidante de la iglesia -
trabajando sobre un andamiaje de 15 metros de altura, mientras los otros
preparaban el piso para colocar las losetas, la precaria estructura se cayó
al suelo y los tres obreros resultaron ilesos.

 La imagen fue sacada numerosas veces, pero sólo por los alrededores de la
iglesia, para implorar la venida de las lluvias. Sólo en dos oportunidades ha
salido de su santuario debido a que circula la versión que dice que si sale
de allí, nunca más regresaría o que sería cambiada por otra menos
milagrosa y desde ese momento empezarían a asolarnos múltiples desastres y
castigos. Desafiando esa creencia, en 1983 con motivo de finalizar el Año
Santo de la Redención, el Arzobispo de la ciudad, Monseñor Fernando Vargas
Ruiz de Somocurcio S.J. a iniciativa suya decidió que la milagrosa imagen
realice una visita a la ciudad y termine con la terrible sequía que estaba
asolando la campiña por varios años. A pesar que los pobladores de los
pueblos aledaños se negaron y trataron de impedir la visita, ésta se inició
el 27 de noviembre a las dos de la tarde; la Virgen partió en una camioneta
con destino a Polobaya permaneciendo dos días, cuando llegó fue recibida por
la Inmaculada y Santiago Apóstol; luego en Pocsi, fue recibida por Jesús
Nazareno y San Martín de Porres, el día treinta en Characato la acogía su
similar, el primero de diciembre en Sabandía fue recibida por Nuestra Señora
del Rosario y al día siguiente en Paucarpata por Cristo Nazareno de la
Amargura
; finalmente, el 3 de diciembre llegó a la ciudad permaneciendo diez
días recibiendo numerosos homenajes de las fuerzas armadas, instituciones
estatales y privadas y miles de devotos. Fue llevada al estadio Mariano Melgar
para despedirla con una última misa, inmediatamente, partió en un
helicóptero de retorno a su santuario, pasando por los pueblos de Bella
Pampa, Yarabamba, Pocsi y Polobaya. Después de este emocionante periplo, la
Mamita
de Chapi cumplió el milagro pedido por la población, envió las
vitales, ansiadas y esperadas lluvias, reafirmando su poder y vigencia en ser
la imagen más visitada y contar con el mayor número de fieles. El 2 de
febrero de 1985 el Papa Juan Pablo II, visitó Arequipa con dos motivos:
beatificar a nuestra monja dominica Sor Ana de los Angeles Monteagudo y
Coronar a la Virgen de Chapi. Por segunda vez la imagen fue trasladada en
helicóptero hasta el Campus Universitario de la Universidad Nacional de San
Agustín, arribando cerca a las nueve de la mañana, el lugar especialmente
adecuado para la ocasión, estuvo lleno de devotos no solamente de todo el
Perú, sino también vinieron de los países vecinos. Su Santidad coronó a la
imagen y al niño, despidiéndose le regaló un rosario de oro y perlas. 


Esfestejada el 2 de febrero, 1º de mayo - festividad establecida desde 1876
por el P. Emeterio Retamoso-, el 8 de setiembre de 1907 -Natividad de la
Virgen
-y el 8 de diciembre- se estableció en 1940, a pedido de los mineros
de las Minas de Chapi-; cabe resaltar que la fiesta de mayo es la más
numerosa y concurrida, el presente año se contaron más de trescientos
cincuenta mil peregrinos en el santuario.


La peregrinación es multitudinaria, como hemos mencionado, siendo integrada
principalmente por jóvenes de ambos sexos. Parte de la ciudad de Arequipa,
cruzando los distritos de Paucarpata, Sabandía, Characato hasta llegar a
Yarabamba; luego, al llegar al pueblo de San Antonio de Pampas Nuevas siguen a
Sogay, encontrando los peregrinos un sitio denominado Primera Apacheta,
señalada con tres cruces, que indican el inicio de un largo ascenso por la
Cuesta de Hornillos, denominada así por el sofocante calor. Al llegar al Alto
de Hornillos se está a mitad de camino, se continúa hasta la Pampa Tumbambay
y luego se llega a la Segunda Apacheta coronada con una cruz, se sigue hasta
llegar a la Pampa del Tolar, luego Siete Toldos - denominado así porque en
esa zona se armaban unos toldos para comerciar algunas mercaderías -, viene
la Tercera Apacheta o Alto de la Escalerilla, donde se inicia el descenso por
un camino llamado La Escalerilla y luego se llega al santuario.

  La imagen de la Virgen de Chapi es la advocación que ha cobrado más fuerza
en la región, los devotos queriendo tener cerca a su Mamita, han establecido
innumerables capillas con imágenes, de las que dicen son las hermanas de la
original. Así tenemos entre las principales a Chapi Chico, en el distrito de
Miraflores que surgió a iniciativa de un grupo de pobladores hacia 1931; la
Virgen de Chapi de Charcani, cuya imagen fue encontrada por un indio que bajó
al río a llevar agua y se encontró con una mujer sentada sobre una piedra,
cuando terminó de llenar su cántaro se dio con la sorpresa que aquella
señora no se hallaba sino estampada en una piedra, avisó inmediatamente del
prodigio al párroco de La Tomilla y se difundió la feliz noticia. En la
Tercera Orden, hay también una imagen que dicen que es la original de Chapi y
que fue cambiada, hay otra versión que dice que un artesano la dejó una
mañana en la entrada del templo envuelta en sábanas y así fue encontrada.
Con motivo de celebrar el primer aniversario de la visita de Su Santidad, una
imagen fue llevada a la irrigación El Pedregal, el 1º de febrero de 1986.

 La misión principal de los religiosos en el nuevo continente, fue difundir la
doctrina cristiana. Para salvar el primer obstáculo, tuvieron que aprender
las diversas lenguas y posteriormente a través de ellas enseñaron la
religión mediante cuatro instrumentos básicos: los catecismos y doctrinas,
las gramáticas y vocabularios, los confesonarios y sacramentarios y
finalmente los sermonarios. Papel importante en esta tarea de la
evangelización de los naturales, la cumplen las imágenes y pinturas que
mostraron al hombre andino un universo con un ordenamiento completamente
diferente al suyo; décadas después de la conquista, aquellas
representaciones desplazarían a sus deidades y en otros casos se
sincretizarían.
 A medida que fueron recorriendo y ocupando el Tahuantinsuyu, los hispanos
fueron dejando su huella destruyendo templos, ídolos, huacas y momias, y en
su lugar dejaban cruces o imágenes de vírgenes y santos; de esta forma,
multiplicaban la sacralidad de las imágenes por los desconocidos lugares en
los cuales la presencia del demonio era evidente.

 El origen de la Virgen Candelaria en la doctrina dominica de San Miguel
Arcángel de Cayma, se remonta al primer quinquenio después de la fundación
de Arequipa, perfilándose como anterior a su similar de Copacabana. Ambas,
desplazaron a deidades andinas, la mistiana destronó a algún ídolo adorado
sobre una enorme piedra como lo muestran las pinturas de Jacinto Carbajal,
empezando a tener trayectoria milagrosa desde los terremotos de 1582 y 1600.
En Characato, los mercedarios quisieron rendirle culto a una copia de la
altiplánica de manos de Tito Yupanqui, quien posiblemente entregó el trabajo
en la década del ochenta de ese siglo; para este caso, existe un manuscrito
de mediados del siglo dieciocho que describe el origen y milagros de la
imagen, guardando mucha influencia y similitud de la crónica de fray Alonso
Ramos Gavilán, aparecida un siglo antes y de mucha circulación entre fieles
y devotos. Según Vargas Ugarte, el origen de la Mamita de Chapi se atribuye a
los jesuitas que fueron de Moquegua hacia Churajón a evangelizar a los indios
puquinas, que adoraban el volcán Huaynaputina y a veces le hacían
sacrificios al dios Pichinique que se aparecía en el agua, según refiere el
agustino Bernardo Torres. Las imágenes de Quilca y del valle del Colca
guardan sus orígenes en el misterio y olvido, en la medida que aparezca
algún manuscrito y aclare la fecha de su presencia.

 Los conquistadores, hombres sumamente religiosos, vieron en el Tahuantinsuyu
espacios sagrados y espacios profanos; los primeros se multiplicaron para
permitir la movilidad dentro de un territorio desconocido y los segundos
fueron rápidamente destruidos o convertidos en templos cristianos para
mantener el arraigo al sitio por los naturales, sólo que ahora bajo nuevos
símbolos. El espacio sagrado por excelencia son los templos y santuarios,
porque es allí donde el creyente siente más vivamente la presencia divina
que lo sobrecoge o sosiega, acude a esos lugares en peregrinación exige una
solemnidad y determinada penitencia que se va realizando en los trayectos.

 Actualmente en la Región Arequipa, no hay iglesia que no tenga una imagen o
representación de la Virgen Candelaria, entre las más antiguas que hay en la
ciudad está una  llamada la Chiquita, donada a los jesuitas en 1598 por Juan
Ramírez Casaos, quien le había dado culto en su casa y adornó con joyas, en
el momento que fue entregada realizó un milagro del cual hizo referencia el
rector Hernando de Colmenares y fue citado por Vargas Ugarte.  Otra imagen
importante es la Virgen de Copacabana que se venera en la iglesia de San
Agustín, de la que se dice que también fue fabricada por Tito Yupanqui.
 Como hemos visto, la Virgen Candelaria o Purificación en el obispado
mistiano, tiene hondas raíces que cada día se acentúan más y más en su
pueblo; así lo ratifica Víctor Andrés Belaúnde afirmando que la devoción
a la virgen María y las peregrinaciones a sus numerosísimos santuarios son
la expresión más clara de la religiosidad peruana.


EL INCENDIO QUE CAMBIO AREQUIPA

Por Enrique Ramírez Angulo - 17 de Noviembre, 2006, 21:07, Categoría: General

Tomar medidas preventivas es lo mas difícil en los últimos tiempos frente a los fenómenos naturales y artificiales los terremotos han marcado el destino de la ciudad de Arequipa, pero en esta ocasión tenemos que hacer mención de un fenómeno artificial que acompañado a la humanidad desde el descubrimiento del fuego: los incendios, estos fenómenos pueden cambiar y generar transformaciones en una sociedad tal como sucedió con uno de los mas grandes incendios que aconteció en Arequipa, fue tal el impacto de este siniestro que calo en lo mas profundo de la sensibilidad de la sociedad arequipeña motivando la formación de la Compañía de Bomberos.

El miércoles 26 de Noviembre de 1913, 11:15 se hallaba conversando en la puerta del Fénix los señores Pendevis, Cremieux, dueño del hotel central, Oldrati y otra persona, cuando uno de ellos dijo que sentía olor a fuego. Al poco momento se vio aparecer humo en el interior del segundo piso en la casa del frente; pero como se veía la casa alumbrada y aun se sentía tocar el piano, se creyó que no habría peligro. Sin embargo el señor Cremiux subió a los altos con otros señores para avisar a la familia. Al poco rato el fuego se pronuncio claramente y se propago de una manera veloz del interior de la escalera, abarcando en pocos momentos, casi todo el edificio.

Mientras tanto varias personas se ocuparon de salvar a las familias que vivían en el segundo piso, el cual estaba habitado por la Sra. Viale sus niños y la familia Obrian. En el tercer piso vivía el dueño de casa el Sr. Gavancho,la  Sra. Viale fue sacada desmayada cuando ya empezaba a arder la escalera de los altos.

Los que quedaron en las habitaciones, que ya empezaban a arder, quisieron salvar algunos muebles y objetos y solicitaron cables y escaleras; pero como esos elementos no estaban a la mano la labor de salvamento se hacia muy difícil.

Poco después llego la policía y comenzó a organizarse la defensa de los edificios contiguos y salvamento de algunas mercancías.

Estuvieron presentes todas las autoridades de la ciudad desde el prefecto hasta el último gendarme.

A las 11:30 de la noche ardían los altos de la casa incendiada formando un gran resplandor que iluminaba caso toda la ciudad causando el consiguiente pavor. El fuego se comunico luego a los almacenes de los bajos ..

El fuego se expandió después al gran almacén contiguo de propiedad de Porcella y Cia.; que se hallaba lleno de abarrotes y tenia enormes depósitos de diferentes productos. Había que luchar para el que el fuego no llegase a los edificios de enfrente donde se encontraban el Teatro Fénix, La casa de Beneficencia Publica.

Por precaución se corto en el acto el circuito de de luz eléctrica, quedando a oscuras las casas vecinas.

Adueñado el fuego por completo de las dos casas había el peligro de que por el interior se comunicaran al interior de las casas vecinas y entre ellas al Royal Hotel que colindaba con el almacén de Porcella y a la casa de la familia Guinassi, ambas situadas en la calle de Mercaderes; así como a las casas de la calle de San Juan De Dios.

El incendio duro toda la noche, quedando consumidos los dos fundos y la mercadería de los almacenes. A las 4 de la mañana el tanque regador del Tranvía Eléctrico, fue llevado a la primera cuadra de la Calle Mercaderes y de allí se consigo llevar una cañería y una manguera hasta el interior del hotel Royal para combatir el fuego.

La policía carecía de elementos para combatir el fuego y tampoco lo tenían para el salvamento de las personas. No hubo muertos a pesar de la velocidad con la que se extendió el fuego solamente algunos heridos que fueron atendidos en le nosocomio de la ciudad. Hasta el medio día del jueves 27 no se pudo controlar el fuego”.

La inexistencia de una compañía de Bomberos permitió la expansión de  este incendio, lo que conllevo, que las autoridades, especialmente  un grupo de hombres probos  que participaron activamente en la extinción del incendio, a conformar la primera Compañía de Bombero Nº 1 el 22 de Agosto de 1914, un año después del siniestro los arequipeños dijeron basta, esta compañía fue integrada por:  Comandante señor Guillermo Crosby (que había fundado en Lima la primera compañía de bomberos del Perú “la Chalaca”), Capitán Sr. Tim Smith, Teniente secretario Manuel Yabar Dávila, Teniente tesorero Jorge Alberto Llosa, Primer teniente Adolfo Velando O`phelan, Segundo Teniente Guillermo Brain, Capellán Eusebio Valencia, Médicos Carlos Campos y J Enrique Vargas, Delegado Gustavo Landazuri.

Estos hombre no deben quedar en las llamas del olvido si no en las memorias de nuestra blanca Arequipa y sus indómitos habitantes.

CIUDAD DE BLANCOS, OLORES RANCIOS AREQUIPA DEL SIGLO XVI

Por Edgar Chalco Pacheco - 17 de Noviembre, 2006, 21:01, Categoría: General

En historia se pueden hacer investigaciones de diversa naturaleza, temas variados, impensables, que sólo amerita de la motivación, la variedad de fuentes necesarias, la crítica y de la explicación lógica.[1] Los olores en toda sociedad y en todos los tiempos, siempre estuvieron ahí, siempre marcharon con la humanidad en el proceso histórico. El tema puede provocar diversas reacciones en los lectores, no somos innovadores pero tampoco queremos ser un fiasco, en lo posible será ameno.

La reconstrucción de las sensibilidades colectivas es un poco complicada en Historia, entender y explicar las reacciones de las personas en forma colectiva a los cambios olfativos, a las actitudes, a las conductas, frente al otro, frente a la rutina, frente al cambio es muy tedioso.

La ciudad de Arequipa fue creada para blancos (españoles y descendientes) ya que los indígenas vivían en las rancherías o fuera de la ciudad, y los negros en los valles costeños en su mayoría. Esta ciudad fue marcada por los olores que desprendían sus calles todo el periodo colonial hasta avanzado el siglo XIX.

En un pueblo pequeño, como Arequipa de esos tiempos, por las mañanas desde muy temprano antes que salga el sol, se sentía el olor a las primeras horneadas de pan, despertaban el olfato de los arequipeños y también el apetito de saborear el pan, bizcochos y pasteles. Pero el pan debe estar bien preparado, amasado, sazonado, limpio, no crudo ni quemado. Ante la carestía de trigo, el precio del pan se incrementaba.[2]

En la ciudad de Arequipa se vendía el vino a granel y en botijas en un establecimiento llamado Pulpería, que además vendía pasas, frutas secas, verduras y otros artículos de pan llevar. Los licores como el vino y aguardiente de uva (pisco), al ser bebido por los asiduos consumidores provocaban en ellos unas borracheras terribles. Destacamos un información del Valle de Vitor, donde “los domingos y fiestas, mucha cantidad de negros esclavos de las heredades en el dicho valle, hacen juntos de bayles (sic), borracheras, emplazándose para ello muchos días antes, y con las borracheras cometen muchos y diversos delitos, matándose, hiriéndose y descalabrándose unos a otros…”.[3]

El trinomio, maíz-chicha-borrachera, se enfrenta a la producción de trigo para blancos en este valle del Chili. Las disposiciones eran prohibir que se muela maíz y guiñapo en los molinos[4], y evitar que con la abundancia de maíz los indígenas hagan chicha para sus borracheras[5].

La ciudad contaba con un matadero (camal) donde sacrificaban a los animales entre reces, ovinos, cerdos y otros animales para el consumo de la población, del establecimiento se arrojaba sus aguas malolientes en un charco inmenso en un costado del edificio. Residuos de sangre fresca y putrefacta mezclada con estiércol del lavado de la menudencia, más el agua estancada, expuestos a la intemperie, fermentados con los rayos solares, llenos de moscas y mosquitos, causaban un olor nauseabundo, ante la queja de los vecinos que vivían cerca de la calle La Palma.

Las calles de la ciudad contaban con acequias que conducían el agua hacia los solares de los vecinos y también existía una acequia para los desperdicios. Evitar el mal olor nauseabundo a agua estancada, podrida, mezclada con residuos fecales y basura, era una labor muy tediosa para el Almotacén encargado de la limpieza, tomando medidas por orden del Cabildo para que “no se rompan las acequias e que no se hagan muladares ny se hechen en las calles las cocydades (sic) (heces) que ynfieren en el pueblo y que pene a las personas que lo hicieren…”.[6]

En los tiempos coloniales era costumbre hacer los enterramientos en los atrios de las iglesias, que eran espacios fúnebres muy marcados según los estratos sociales. Personas importantes escogían como sitio de sepultura al pie de su santo de devoción. Este espacio sagrado de la Iglesia en sus interiores, al momento de celebrarse las misas, los concurrentes sentían olores nauseabundos a carne putrefacta de los cadáveres sepultados en abundancia unos sobre otros durante muchos siglos, mezclados con olores a flores propios de los velorios, también mezclado con los humos de las candelas (velas de sebo), más los hedores rancios de las personas, es decir, era impresionante el sacrificio por la devoción en la creencia religiosa soportar como dos horas el ritual de la misa.

La Población que no estaba acostumbrada al aseo ni al baño diario, que convivía con sus hedores rancios propios de actividades agrícolas y de calles polvorientas como Arequipa, esto se puede registrar en las grandes reuniones y Misas de Fiesta donde se mezclan olores de diversa naturaleza. Era natural el miasma corporal y que para combatir estos olores utilizaban perfumes importados desde Francia, lugar especializado en estas fragancias artificiales, ocultado, enmascarando su naturalidad.

Michel Foucault[7], nos dice , se debe vigilar y castigar, que, es una de las características del control en esta ciudad impuesta por las autoridades, a todos aquellos hechos, actos y situaciones que contravengan el normal funcionamiento de la ciudad. El vigilar, era la característica más apropiada, cuya labor recae en el Alguacil y sus tenientes como carácter disuasivo, que una penalidad sin cambios de conducta.

Las representaciones sociales entre lo bueno y lo malo, entre lo agradable y lo repulsivo, no se puede decir que haya algo universal, sino, se ha hecho algo cultural esta preferencia de los olores.[8]



* Profesor  Principal de la Escuela Profesional de Historia de la UNSA.

[1] Le Goff Jacques, Pensar la Historia.  Ed. Paidos, Barcelona, 1999

[2] AMA: LAC: 02:f.206v, Acuerdo de Cabildo de fecha 26 de junio de 1562

[3] AMA: LAC: 06:f.110v, Acuerdo de Cabildo de fecha 01de febrero de 1591

[4] AMA: LAC: 05:f.40v,  Acuerdo de Cabildo de fecha 18 de enero de 1585

[5] AMA: LCED: 01:f.148, Cédula dada en Los Reyes de fecha 28 de mayo de 1586

[6] AMA: LAC: 01:f.109v Acuerdo de Cabildo de fecha 16 de abril de 1550

Conf. Chalco Pacheco, Edgar, “El Cabildo de Arequipa S-XVI” Tesis para optar el grado de Bachiller en Historia. UNSA. Arequipa 1991 p.52

[7] Michel Foucault “Vigilar y Castigar” Ed. Siglo XXI Madrid 1998

[8] Candau, Joel “Hay una uniformización del gusto a causa de la industrialización de los alimentos más comunes”. (Antropólogo especializado en Ciencias Sensoriales).

EL CUIDADO DEL TRANSPORTE PÚBLICO EN AREQUIPA A COMIENZOS DEL SIGLO XX

Por Alvaro Espinoza de la Borda - 17 de Noviembre, 2006, 20:57, Categoría: General

Desde hace ya buen tiempo el tránsito por el centro de la ciudad constituye un grave problema para la ciudad pues, además de muchos inconvenientes, ocasionan el deterioro de nuestro medio ambiente.

Pero el control del tránsito no es tarea nueva para el municipio, puesto que a lo largo de su historia se observa diversos casos similares, que en aquellas oportunidades pudo manejar, posiblemente debido a lo reducido que era entonces.

A comienzos del siglo XX en que la ciudad lentamente comenzaba a expandirse, el municipio contempló el caso, para evitar problemas que obstaculizasen la buena marcha de la ciudad.

En esos años si bien no habían llegado los automóviles todavía; además del tranvía, carruajes se encargaban de transportar a los vecinos a diferentes puntos de la entonces pequeña urbe. Los linderos del Cercado eran: la acequia de Miraflores; la esquina de Carrillo (final del Puente Grau); la Plazuela del Beaterio; Estación del ferrocarril; el final de la calle de la Palma (Víctor Lira); el final de la de la Ranchería (Octavio Muñoz Nájar).

Fue durante la administración del capitán de navío de origen español, Emilio M. Delgado en que se ordenó el tráfico de personas y carga en la población, a través del Reglamento de Carruajes aprobado en sesión de 18 de enero de 1905, elaborado por el Inspector del ramo y presentado por la Comisión formada para tal efecto.

Se dispuso que cada uno de estos vehículos para poder realizar dicho servicio debía ser previamente registrado en la oficina municipal, abonando una “contribución de rodaje”, en caso contrario, sufriría una multa.

Para poder inscribir el carruaje el propietario debía manifestar de qué clase era y pasar un examen de solidez y aseo, luego de lo cual se le expedía la correspondiente licencia. El inspector de carruajes podía impedir el servicio de aquel carruaje que no estaba en perfecto estado.

Debían llevar pintada en su portezuela un número asignado por el municipio y fijar en el interior las tarifas, además de llevar una campanilla para llamar la atención del cochero. Estaban obligados a portar faroles.

Ningún cochero podía conducir sin inscribirse previamente en el registro que llevaba la municipalidad, la cual les otorgaba una libreta donde se consignaba las fechas que comenzaba a trabajar, debiendo comunicar cuando dejaba de servir en una casa e incluso las causas por qué lo hacía. Cuando perdía su libreta era sancionado con multas y si volvía a ocurrir, podía ser suspendido por el inspector.

Estaba penado dar ocupación a un cochero que no estuviese inscrito. Para la primera inscripción, los patrones daban un certificado en que hacían constar que conocían al individuo y daban fe de sus aptitudes.

Se cuidaba mucho la idoneidad de los cocheros, pues se establecía que a cada conductor que fuese penado por más de tres faltas, se le impondría la suspensión temporal e incluso su arresto, llegando a ser borrado de la lista de inscripción si las faltas eran graves.

No se podía, bajo pena de arresto maltratar a las bestias de tiro ni llevarlas a galope; como tampoco admitir más pasajeros que los correspondientes al número de asientos del carruaje. La velocidad y la comodidad del servicio estaban pues contemplados.

Estaba absolutamente prohibido a los cocheros dejar sus carruajes en la vía pública o entregar la dirección a otra persona. Y no podían detenerse, de no estar alquilados, en otro lugar que no fuese de estación.

Todo cochero que usase maneras o palabras insolentes con los pasajeros, sufría una multa o un arresto de 24 horas (en estos tiempos las comisarías estarían repletas); y no podían hacer subir a otras personas si no obtenían permiso de los primeros ocupantes; el respeto al pasajero era el motivo. Los cocheros eran directamente responsables por las faltas que cometían, debiendo ser pagadas las multas por el propietario con cargo a sus haberes.

Los funcionarios que velaban por este servicio eran el Inspector de Carruajes que podía decidir verbalmente todas las cuestiones suscitadas entre cocheros y pasajeros; y, el Comisario Municipal de carruajes quien llevaba un libro en que anotaba las quejas contra unos y otros, para presentarlos al inspector.

Se estipuló que en el municipio habría un lugar especial para la inspección de carruajes y el inspector debía señalar una hora diariamente para oír las quejas y resolver lo conveniente. Se publicaba en los periódicos la relación de las multas y de los castigos impuestos a los dueños como a los cocheros.

Eran estos algunos de los principales asuntos contemplados en ese Reglamento, cuanto de ello podría aplicarse hoy.

Blog alojado en ZoomBlog.com